Situación critica del Cottolengo de Don Orione

COTOLENGO

El Pequeño Cottolengo Don Orione de Claypole, fundado por el mismo san Luis Orione, en el que se conserva su corazón, atraviesa una muy dura situación que pone en riesgo su supervivencia.

Según han expresado formalmente las autoridades del instituto en el que se atienden a 370 residentes con diferentes discapacidades, por una deuda del Programa Federal Incluir Salud dependiente de la Agencia Nacional de Discapacidad, se encuentra “en riesgo de no poder continuar” prestando la atención. La crisis argentina golpea duro a los que menos tienen.

Según explicaron, desde hace siete meses no se entrega a los beneficiarios las prestaciones, y está suspendida la entrega de medicamentos, insumos dietoterápicos, entre otros. Si bien se aclaró que la Agencia del Estado comprometió de inmediato los pagos adeudados de febrero y marzo, y se encontrarían en curso, son muchos los meses aún adeudados.

También es crítica la situación del personal empleado para la atención de los residentes, que no pudo aún cobrar su haber de agosto ni recibir el aumento establecido por el sindicato de la Sanidad por la alta inflación. Al Cottolengo, además, le fue suspendida la cobertura de insumos básicos para su atención, como pañales y elementos ortopédicos.

La Agencia Nacional de Discapacidad aún no emitió una respuesta pública formal.

El Cottolengo Don Orione es sin duda una de las porciones de la Argentina donde la Caridad se vive con mayor intensidad, una casa de amor auténtico, donde habitan personas discapacitadas por distintos motivos, aún con las atrofias más severas y de todas las edades. Donde el amor abre puertas al amor, como el caso de un matrimonio de empleados que allí se conocieron y allí se casaron, acompañados en la ceremonia que tuvo lugar en el santuario por los residentes que ellos sirven.

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.